noticias

08/09/2014 10:47:00

Veinte provincias están ya en disposición de recuperar la actividad inmobiliaria

Veinte provincias españolas se encuentran ya en buena posición ya para afrontar la recuperación de la actividad inmobiliaria, según un estudio del área inmobiliaria de Deloitte.


El informe de Deloitte refleja para este año un contexto más positivo que el del último trienio, con hasta veinte provincias españolas en buena posición ya para afrontar la recuperación de la actividad inmobiliaria, teniendo en cuenta tanto su coyuntura macroeconómica (demografía, desempleo, crecimiento de la población) como los fundamentales inmobiliarios (precio de la vivienda, tasa de esfuerzo, stock).

Estas provincias son Álava, Asturias, Baleares, Barcelona, Burgos, Cantabria, Guipúzcoa, Guadalajara, Huesca, La Coruña, Lérida, Madrid, Navarra, Palencia, Segovia, Soria, Teruel, Valencia, Valladolid y Vizcaya.

Por el contrario, entre las provincias que se encuentran en peor situación para normalizar la actividad inmobiliaria, tanto por su peor coyuntura macroeconómica como por estar muy penalizado el sector inmobiliario por el exceso de oferta, están Almería, Castellón, Ciudad Real y Toledo, cifra bastante inferior a las once que se encontraban en esa situación en 2013 y a las 21 que había en 2012.

La renta dedicada a pagar la hipoteca se reduce

El porcentaje de renta familiar dedicada a pagar la hipoteca ha descendido progresivamente durante los últimos años hasta situarse en una media del 33%, un nivel cercano a cotas razonables de equilibrio, según Deloitte, que explica que esa disminución se debe al descenso acumulado del precio de la vivienda desde el comienzo de la crisis.

El precio medio de la vivienda en España supone ahora 4,4 veces el salario bruto individual,frente al ratio del 6,1 de media en la Unión Europea, donde hay países como Reino Unido o Francia con ratios de 8,5 y 7,9 veces el salario bruto individual, respectivamente.

Barcelona y Guipúzcoa cuentan, por cuarto año, con las tasas de esfuerzo más elevadas de España a causa del elevado precio de la vivienda en estas provincias. En Cádiz, sin embargo, son los condicionantes macroeconómicos los que dificultan acceder a una vivienda.

La Rioja, Lérida, Murcia o Pontevedra son las provincias donde la compra de vivienda es más accesible, con tasas de esfuerzo por debajo del umbral del 30%.

Las viviendas nuevas no vendidas se acumulan en Madrid, Barcelona y Levante

Gran parte de las viviendas de obra nueva no vendidas en España se localizan en Madrid, Barcelona y las provincias de Levante.

De las 50 provincias analizadas por Deloitte, Barcelona (con 47.466 viviendas), Alicante (47.022), Madrid (42.821) y Castellón (27.253 unidades) son las provincias que cuentan con más stock disponible. Por el contrario, Cáceres (467 viviendas), Badajoz (620) y Cantabria (849) son las provincias con menor stock.

En la relación entre población y viviendas nuevas sin vender, Castellón, Toledo y Almería son, por tercer año, las provincias con mayor stock por cada 1.000 habitantes (45 en el caso de Castellón y 34 en Almería y Toledo). Las provincias con menor stock por cada 1.000 habitantes son Badajoz (0,9), Cáceres (1,1) y Navarra (2,7), mientras que la media para España es de 14 viviendas.

En estos momentos, 46 provincias están viendo reducir su stock de viviendas nuevas sin vender. Entre ellas, destacan Badajoz, Cantabria y Cáceres, con ajustes del 67%, 66% y 64%, respectivamente, desde el año anterior.

Fuente Agencia EFE